Lugares

La Ferme de Marie Eugènie

La Borgoña francesa esconde tesoros, su naturaleza con extensiones de grandes bosques, ríos y lagos, su gastronomía con delicias como el pan de especias o la miel de Morvan, y, por supuesto, sus afamados vinos, pero en un pueblecito, Bruailles, se oculta silenciosa La Ferme de Marie Eugènie.

Su nombre no es baladí porque exactamente La Ferme de Marie-Eugènie es la granja de María Eugenia, y también de su marido Dominique. Este lugar mágico del siglo XVIII pertenecía a su familia y cuando lo heredó decidió dejar su trabajo en París y devolverle a estas piedras su esplendor.

Con solo cuatro habitaciones es fácil que el huésped se sienta como en casa. Desde la hora del desayuno, abundante y sorprendente como saben hacer en el campo, formas parte de su familia.

Tanto es así que un salón acogedor, provisto de sofás mullidos, libros y revistas, te espera para descansar alrededor del fuego de la chimenea.

Mirar por la ventana al final de la jornada es sinónimo de calma. Desde allí puedes observar a los patos bañándose en los charcos, admirar lo cuidado que está el jardín y descansar hasta la hora de la cena porque necesitarás sentarte a la mesa con fuerzas.

Marie Eugènie prepara con esmero cenas contundentes de varios platos en vajillas y cristalerías ideales. Solo algunas recetas para hacerse la boca agua, espárragos blancos de entrada, poulet de Bresse con jardín vegetal, guiso de salchicha, patata y mostaza de Dijon, queso comté y confitures maison…

Créditos: La Ferme de Marie Eugènie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s