Por una puerta tienda, por la otra restaurante y encima, la casa del propietario. 

La cantonade no deja indiferente y su dueño tampoco. Después de pasar por Burdeos y París, Benoît Veyret-Logerias, volvió a su tierra natal para abrir este espacio dedicado al art de vivre.  

En un ambiente elegante y familiar, con una decoración cuidada y muy a la francesa, este bar à vins o épicerie fine es un acierto.

No necesita más que una pequeña carta y un buen vino, que se puede escoger en la tienda y tomarlo en el restaurante, para conquistar.

De postre nos ofrecieron Cognac, claro está, pero lo dejamos para la próxima ocasión.

 

¡Salud!

 

Le Petit Côté

28 rue Emilie Albert

16100

Cognac

 

 

Un comentario sobre “En Coñac comimos entre vinos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s