Para los golosos hablar de Francia es hablar de su patisserie, que, además de estar deliciosa, es una obra de arte, ¿cómo lo consiguen? Practicando mucho. Ese es el secreto. El sentido de la estética les lleva a que su repostería tenga categoría de arte.
Hace poco leí una noticia sobre que los alumnos del Lycée Les cotes de Villebon (Meudon, en la periferia de París) aprenden escultura en el Museo Rodin de París como preparación de su formación como reposteros. Guiados por la artista Flavia Funaroli y el chocolatero Patrick Roger, Mejor artesano de Francia, aprenden a amasar, imaginar y tener en cuenta la estética de sus piezas.
 
Yo disfruto tanto mirando como comiendo 🙂
Bon appétit !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s