No lo puedo evitar.
Desde que viví en Francia me enamoré del país, de la gente, del idioma, de París, de los pueblos pequeños, de las grandes ciudades, de la costa, del interior profundo, de su amor por la cultura, de su sentido de la estética, de su humor… y allí vuelvo siempre que puedo.

Tania